Sergio Corral, la voz del Maratón Burgos

Sergio Corral Iglesias (Tudela. Navarra, 1977) es Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Pontificia de Salamanca. Compagina su profesión como periodista en COPE-Burgos, a donde llegó hace 20 años, con la labor de speaker en pruebas deportivas: es la voz del Maratón. Gran aficionado a los deportes, también es árbitro de ciclismo.

¿Cómo has vivido estas semanas de confinamiento?
El confinamiento lo hemos llevado lo mejor que hemos podido. Como todos, imagino. Conciliación, llevando el trabajo a casa, pendiente de las tareas del cole de las peques, que nos han dado un ejemplo a todos de saber estar, y echando de menos a familiares y amigos… Gracias a Dios conservamos la salud, que no es poco.

La labor de los medios de comunicación en una crisis como la el COVID19
se ha visto reforzada: la población demanda noticias, disponemos de más tiempo
para ello y mostramos un mayor interés por la información. ¿Alguna pauta
para controlar y filtrar la información que recibimos y compartimos?
La información en situaciones de crisis juega un papel fundamental. Cierto. Y por ese motivo su control o intento de control es una tentación para algunos. Por eso es tan importante la información veraz, rigurosa y cercana. Es aquí donde la radio destaca por encima de cualquier otro medio. De hecho, son varios estudios los que confirman que ha sido el medio que más ha crecido, del que más se “fía” la gente y que mejor valorado está. Es básico saber a quién escuchas, lees o ves. Desconfiar siempre de informaciones anónimas. Primar las fuentes oficiales. No dar por hecho cualquier publicación impactante que nos llegue por redes sociales y, como todo en la vida, aplicar el sentido común.

Cuando avancemos en las fases de desescalada y podamos socialzarnos y viajar con cierta normalidad, ¿qué es lo primero que te gustaría hacer?
Ver a la familia. El encuentro con padres y hermanos, abuelos y nietas… eso será lo primero. En mi caso, al ser de Tudela, Navarra, aunque “burgalés de adopción” este encuentro con esa parte de la familia tendrá que esperar. Por las circunstancias, esos encuentros han podido llegar antes con la parte burgalesa. Así que seguiremos tirando de teléfono y ordenador. Y luego, claro, recuperar el contacto directo con los amigos.

El deporte es uno de los sectores más afectados con la suspensión y
cancelación de eventos, algo inédito excepto en periodos de guerras.
Debido a la gran concentración de personas que mueve, ¿crees que cuando
se reinicien las competiciones deportivas se harán a puerta cerrada o
con una limitación de aforos o en tu opinión no tiene sentido un
espectáculo sin público?
Yo diferenciaría el deporte profesional del no profesional. Los condicionantes son diferentes. El profesional hay que entenderlo como lo que es: un espectáculo. En el que, dependiendo del deporte, se mueve mucho dinero. En este caso el público es parte esencial de ese espectáculo. Lo estamos viendo en el debate generado en torno al fútbol. La situación es complicada. Lo vemos ahora con la tesitura en la que se encuentra la Vuelta Ciclista a Burgos. Estoy convencido de que tiene que celebrarse. Es una oportunidad histórica que Burgos no puede desaprovechar, pero es cierto que se necesita un protocolo sanitario de actuación claro. Lo mismo que para pruebas como la que nos ocupa. Nuestro quedido Campofrío Maratón Burgos. Por su capacidad de atraer a corredores de otros lugares son tambien pruebas que generan promoción y riqueza, en este caso para Burgos. Apuesto por su celebración. Siempre, claro está, atendiendo a los protocolos sanitarios.

En cuanto al atletismo y teniendo en cuenta que durante los meses de
verano no se disputan pruebas de larga distancia, la previsión es un
otoño e invierno cargado de competiciones ¿cómo crees que afectará a la
organización de las carreras?
Al margen de lo dicho anteriormente de la necesidad de contar con protocolos sanitarios claros, la realidad es que muchas ni se han podido celebrar ni podrán celebrarse. En el caso de Burgos es de todos conocido lo apretado que ya está el calendario. No hay un fin de semana en el que no tengamos una carrera. Eso en condiciones normales. Así que habrá que hacer un esfuerzo importante para cuadrar lo que se pueda en el futuro calendario. No será fácil. Las más fuertes y capaces de adaptarse a los protocolos serán las que resistan. Todas las organizaciones intentarán meter sus pruebas pero es evidente que muchas no podrán celebrarse hasta 2021. Imagino que en pruebas con muchos corredores abrá que reinventarse aplicando salidas múltiples, separadas en el tiempo, por categorías, tiempos… Aquí, como en todo, necesitaremos que impere el sentido común.

¿Cuál es tu mejor recuerdo deportivo (practicando, viendo y/o narrando)?
Buf. Son muchos. Hasta los 18 años jugué en las categorías inferiores del CD Tudelano. Unos años fantásticos. Luego llegó la universidad y se acabó el fútbol. Pero bueno, tampoco me iba a dar de comer.
Como aficionado guardo especial recuerdo del España-Malta, de la primera visita que hice a la Vuelta a España, al Bernabéu -sí, soy merengue-, las victorias de Indurain en Giro y Tour, los JJOO de Barcelona, la Eurocopa y el Mundial de España… Por suerte, el deporte español nos lo pone muy fácil. Son muchos los éxitos para recordar.
Al otro lado del micrófono, sin duda alguna, la Vuelta a Burgos del año 2000. Llegué a Burgos en julio y en agosto estaba de micrófono inalámbrico en un gran equipo. El de COPE, que ha sido la Emisora Oficial de la Vuelta. Recuerdo tambien el gol de Pendín que logró el ascenso del Burgos CF. Los ascensos de Autocid, primero, San Plabo, después. El debut en Tiempo de Juego cuando Burgos ya era ACB.

¿Cuál fue tu primera experiencia como speaker?
Fue en los 10Km CajaViva que comenzó organizando el atleta Diego Ruiz. Él fue quien me pidió que hiciera de speaker en su carrera. Me dijo que quería darle un toque profesional a eso del micrófono. Probé. Me gustó. Mucho. A él me consta que también, volvió a llamarme al año siguiente. Y desde entonces disfruto poniendo voz a muchas carreras y eventos.

Sergio en el II Maratón Burgos junto a los corredores Víctor Nieto y Rocío Martínez.

¿Tienes alguna carrera favorita marcada en rojo en el calendario cada
año que no te quieras perder como speaker?
Todas tienen su encanto: la ilusión de los corredores. Es cierto que algunas te tocan muy al fondo la fibra. La Nocturna de Modúbar, por ejemplo, tiene algo especial. La noche, los frontales encendidos, la singularidad del recorrido, los 3.500 corredores disfruntando al ritmo que tú marcas al micrófono en la línea de salida… La San Silvestre en sus dos modalidades. La cita de mañana con las categorías inferiores en el Espolón es maravillosa. La absoluta, por la noche, tiene algo mágico. Última carrera del año, ambiente festivo… Y claro, carreras de peso como el Maratón Burgos. Nada tiene que ver con carreras de otras distancias. Son pruebas menos explosivas, duran más, aquí los esfuerzos para animar a los corredores deben ser mayores. La emoción es máxima en las llegadas que, en algunos casos, rozan la épica. Como en La Picón. La primera vez que la hice dábamos la salida del primer grupo a las 4:30 de la mañana y el último corredor cruzó la meta a las 21:30. Si nos pasamos a la bicicleta, por el nivel que tiene, la Vuelta a Burgos Femenina.

Conoces bien el Maratón Burgos ¿qué destacarías del recorrido?
El recorrido de una prueba es fundamental. No solo en el plano estrictamente deportivo sino en otros muchos. Soy partidario que las pruebas atraviesen el centro de las ciudades, monumentos más representativos. Entiendo que esto requiere mucha coordinación y asumir que a alguien le va a parecer mal. Pero es un esfuerzo que hay que hacer para “vender” nuestra ciudad y su patrimonio y, no menos importante, que el corredor se lleve un buen recuerdo.

En tu opinión, ¿qué aspectos hay que mejorar para que el Maratón Burgos
se convierta en una prueba de referencia en el calendario de carreras
populares?
Hace unos años había muy pocas carreras y siempre contaban con participación. Desde hace un tiempo, el calendario está más que saturado. Son muchas y muy buenas en su mayoría. Ahora el corredor selecciona en base a criterios como: organización, los servicios que le prestan, el precio de la inscripción, las actividades paralelas que la organización ofrece y, cada vez más, lo que puede hacer con su familia en la ciudad y provincia en la que se disputa la carrera. Creo que dar con un recorrido, probarlo y mantenerlo en el tiempo es algo muy positivo para todos. Y por último, la comunicación es fundamental. Con los corredores antes, durante y después de la prueba, pero también con el resto de la sociedad. De ahí la importancia de un buen equipo de comunicación y, claro, un buen speaker.

Sergio en el Maratón Burgos 2017 entrevistando a Pablo Arqued.