Carlos Herrero, del BTT al maratón

Carlos Herrero de la Fuente es un burgalés de 48 años, felizmente casado y con dos maravillosos niños de 8 y 13 años. Cursó estudios superiores en Valladolid en la Facultad de Ciencias y en la Escuela de Ingeniería y lleva trabajando en el sector de automoción desde sus comienzos profesionales. Actualmente trabaja en una multinacional norte americana. Le gusta la vida familiar, la vida social con sus amigos y adora la música. Siempre le ha gustado la montaña y la BTT ha sido su afición deportiva más importante durante los últimos años.

 

¿Cuándo y por qué comenzaste a correr?
Llevo apenas unos meses corriendo, desde Enero 2019. Mi deporte favorito ha sido la BTT… pero ahora me he unido al mundo del atletismo y estoy más que encantado.

¿Cómo es tu día a día compaginando trabajo, vida social y entrenamientos?
Duro, lo más difícil es sacar tiempo para correr. Trabajo a jornada partida y esto me lleva a no disponer más que de un poco de tiempo a diario por las tardes y los fines de semana. No obstante para mi correr, ha supuesto un nuevo camino en mis relaciones sociales, prueba de ello son mis compañeros y compañeras. En los estiramientos del final de cada jornada con Burgos Corre… Dios mío, no paramos de hacer bromas y chistes. Es una verdadera sesión de estiramiento mental formidable. Los fines de semana he empezado también a correr con mi amigo del colegio Antonio que también corre, al terminar nos tomamos un café y lo pasamos bomba.

Perteneces al club Burgos Corre que entrena Patrica Landáburu. ¿Cómo te uniste?
Pura casualidad, las analíticas de la empresa me llevaron a tomar la decisión de cambiar mi alimentación y forma de vida. Acudí a una dietista que se llama Leticia (Umami) y ella me propuso aumentar la actividad deportiva: “Carlos, BTT no es suficiente para tí, tienes que hacer más”. Me propuso correr con Patricia y así comencé. Dos lesiones, innumerables consejos de Patricia y hoy mi reto es poder hacer una maratón. ¡Gracias Patricia! Al menos he de intentarlo.

 

¿Qué destacarías de correr en grupo?
Lo primero es que aprendes de tus compañeros, te enseñan a correr. Parece fácil… pero no, hay mucha técnica que aprender. Lo segundo es que te ayudan a mantener una regularidad en los entrenamientos, cuando no vas te echan de menos, sí, así son de majetes. Por último se te hacen los entrenamientos más amenos, compartes experiencias y también planificas salidas con todos los del grupo.

Tu intención es debutar en la distancia de 42,195 kilómetros en el IV Campofrío Maratón Burgos. ¿Qué te animó te plantearte este reto?
Es un reto personal, creo que siempre debemos buscar una meta, un objetivo a cumplir, para mí este es el reto deportivo de este año. Me motiva para entrenar y por supuesto aprender.

Vienes del mundo de la bicicleta, en concreto de la BTT. ¿Qué diferencias encuentras entre competir en BTT y corriendo?
En la BTT hay menos participantes, muchos menos, salir no es lo más importante. La regularidad es en mi opinión lo primordial. En cuanto a las lesiones, en BTT el enemigo son las caídas, especialmente las bajadas técnicas, una o dos caídas al año no te las quita nadie. Corriendo, las lesiones son de origen muscular, si haces más de lo que tu cuerpo aguanta (eso es lo que me pasó a mi) acabas rompiéndote en algún punto. No obstante no tengo suficientes criterios aún para dar una opinión más extensa, me falta experiencia.

¿Cuál es el logro deportivo del que te sientas más orgulloso?
Suelo hacer el Desafío Helios, el año pasado fue un verdadero reto por la nieve, el agua, el frío… En mi opinión fue un gran logro para mí. Conseguir terminar las carreras de la Diputación de lugares como Pradoluengo o Comarca de Pinares, eso es también un reto.

¿Qué pasa por tu cabeza cuando disputas una carrera?
Disfrutar de lo que veo, precisamente yo creo que el deporte reduce la circulación en el cerebro, esto te permite pensar en lo más básico, tu familia, tus amigos y en ti. Considero que no hay cosa peor que pensar en el crono o el final de una recta. No suelo mirar al final, me gusta observar y disfrutar de lo que ya he recorrido. Este año estuve en la Nocturna de Modúbar y disfruté de lo lindo, un ambiente maravilloso.

Bici, correr… si te animas a nadar eres un triatleta. Dicen que es una evolución natural. ¿Será el siguiente paso?
Uff, buena pregunta. Este verano se me pasó por la imaginación eso mismo, así que  un día lo intenté ¿por qué no?. Rápidamente me di cuenta de lo que supone combinar las tres disciplinas. Son sensaciones diferentes así que primero quiero afianzar bien la técnica de correr y el próximo año me lo pensaré. Pero sí, estoy totalmente de acuerdo, es una evolución natural que sale por sí sola y es probable que me lance a ello.

¿Cuáles son tus objetivos como corredor popular?
Me encantaría ir con mi grupo a una maratón famosa, de estas que tanto hablan todos: Nueva York, Londres, Paris… No me imagino las interesantes conversaciones que tenemos en este grupo de Burgos Corre (especialmente las chicas…) pero no en la Quinta, sino en la Quinta Avenida. Tiene que ser sensacional.

¿Crees que correr es una moda pasajera o que ya se ha consolidado en España?
No, para nada es una moda. Burgos es un referente en este deporte, hay verdaderos titanes del atletismo desde hace muchos años. Tenemos una gran cultura base desde siempre, prueba de ello son las competiciones  que tenemos en nuestra ciudad. No hay más que ir a San Amaro cualquier día del año y ver la saturación que sufren estas instalaciones debido a la gran afluencia de corredores, insisto, todo el año, con frío, lluvia, nieve o viento. No es una moda, no, es una forma de vivir, una cultura orientada al deporte.

¿Hay alguna persona que sea tu referente en atletismo o a quien admires especialmente?
No tengo gran conocimiento del atletismo pero quedo con Imane Merga, verle correr en Atapuerca es una gozada. De aquí de Burgos como no, Alberto Hernando o Diego Ruiz, con quien he empezado este verano a entrenar. ¡Todo un lujo para mi!.

Guardar

Guardar