La Liberación Miofascial es una de las técnicas más efectivas para la recuperación muscular tras una sesión de trabajo intensivo. Una buena recuperación no sólo ayuda a mantener una adecuada función muscular sino que ayuda a mejorar y sobre todo a evitar lesiones ulteriores, algo habitual en los corredores de fondo.

La liberación Miofascial no es una técnica agresiva. Consiste en realizar a través de una estimulación mecánica  un automasaje sobre la fascia muscular, que es el tejido conectivo que recubre y rodea los músculos; por lo que se puede incluir en los calentamientos para aumentar el riego sanguíneo antes de trabajar la fuerza o la movilidad, durante la actividad principal en los periodos de pausa o descanso activo y sobre todo en la parte de vuelta a la calma para favorecer la recuperación e hidratación de los tejidos. 

PROPUESTAS DE APLICACIÓN – PRE EJERCICIO

Objetivo de entrenamiento: la fuerza muscular en sus distintas manifestaciones (resistencia, potencia, máxima, otras…)

SERIES DE 30 “ POR ZONA MUSCULAR – RODAMIENTOS / FRECUENCIA  1:1

PROPUESTAS DE APLICACIÓN – POST EJERCICIO

Objetivo: facilitar los procesos de recuperación.

SERIES DE 30”  POR ZONA MUSCULAR – RODAMIENTOS / FRECUENIA 3:3