El jabato ‘Pope’ Crespo ante su debut en un maratón.

Guillermo Crespo, conocido como Pope, tiene 40 años, está casado y es padre de una niña de 5. Es Educador Social y correr ya forma parte de una de sus rutinas.

Pertenece a los Jabatos Running Club y esto hace que pueda disfrutar con gente esta afición y compartir dudas, experiencias y carreras. Otra de sus aficiones es el baloncesto: tanto jugar, como ver cualquier partido.

¿Cuándo y por qué comenzaste a correr?
Siempre me ha gustado el deporte, pero llega un momento en que no puedes contar con gente para jugar al fútbol o el baloncesto, así que en la universidad me compré unas zapas y un pantalón y empecé a correr. La única pretensión era adelgazar y estar un poco en forma. Aunque no era muy constante. Era una época en la que salir por la noche hacía que no tuviera regularidad entrenando y por supuesto, salvo alguna San Silvestre, no me planteaba hacer carreras.
Hace unos 6 años me lo tomé más en serio y al poco me rompí el pie. Con la rehabilitación me planteé preparar una media maratón que fue Valladolid 2014, y desde entonces seguimos.

¿Cómo es tu día a día compaginando trabajo, vida social y entrenamientos?
Pues haciendo malabarismos y buscando huecos, como todos. Hay que compaginar sobre todo familia y trabajo. Las noches de jarana ya se han reducido a lo mínimo. Duarte el curso escolar, aprovecho que la niña está en el cole y aprovecho las mañanas que libro.
Luego mi mujer y mi madre son mi gran apoyo, ya que se quedan con mi niña. Sin ellas sería muy difícil sacar los entrenos.

Has conseguido completar nueve medias maratones y este año vas a debutar en los 42K en el Campofrío Maratón Burgos. ¿Cuándo te planteaste este reto?
Cuando empiezas te planteas correr una maratón pero siempre me ha dado mucho respeto. No tanto la prueba en sí, como poder prepararla en condiciones y cumplir con los entrenos y planes de kilómetros. Por eso siempre la mayor distancia que he corrido son medias. Antes de Navidad salió el precio reducido para la IV Campofrío Maratón Burgos y era una oportunidad aprovechar esa oferta de 20€.
Ahora hay que cumplir entrenando bien, aunque el verano es una época complicada.

¿Cuál es el logro deportivo del que te sientas más orgulloso?
El año pasado corrí la Media Maratón de Gijón. Disfruté un montón y eso que no paró de llover y hubo bastante viento, pero corrí muy cómodo y pude conseguir mi mejor marca personal (MMP).

¿Qué pasa por tu cabeza cuando disputas una carrera de fondo?
Da tiempo a pensar en muchas cosas… e incluso en nada. Intento controlar que no me paso con el pulso y seguir y mantener el ritmo. Parece que no, pero tratar de concentrarte en la carrera me ayuda mucho.

¿Qué carrera ha sido la más dura a la que te has enfrentado?
Todas se hacen duras. Recuerdo una Media del Bulevar, donde quizá iba con muchas pretensiones y mal entrenado, y sumado a esto, salió una manaña de calor y sol. Acabé con una medio pájara. También en un 10k en Burgos salí muy pasado el primer kilómetro y al final se me hizo muy complicado llevar un ritmo constante.

Perteneces al Jabatos Running Club. ¿Cómo te uniste a ellos?
Pues a través de Twitter comenzamos a interactuar y al final, una cosa llevo a la otra. No sé quién tiró los trastos a quién…

¿Cuáles son tus objetivos para 2019 como corredor popular además del Campofrío Maratón Burgos?
Este año he participado en pocas carreras. En mayo hice la Higuero Running Festival en Aranda de Duero y conseguí hacer marca en 10k (43 minutos 10 segundos). En la Campofrío Maratón Burgos me gustaría correr a un ritmo de 5 minutos/kilómetro para acabar sobre 3 horas 30 minutos. Ya veremos, y si tardo más, no pasa nada.

¿Tienes alguna carrera marcada en rojo en tu calendario cada año? Esa que no te quieres perder nunca.
La Nocturna de Modúbar. Y luego la media de la Campofrío Maratón Burgos, que he corrido en sus tres ediciones y este año espero que sea por fin la maratón. Por lo demás, aquella carrera que me coincida bien con el trabajo y la familia.

¿Crees que correr es una moda pasajera o que ya se ha consolidado en España?
Hay mucho postureo y todas esas cosas que nos venden de que no hay límites y demás pamplinas. Aparte de esto, creo que correr es un deporte bastante consolidado. Hay un núcleo muy grande de gente que se lo toma más o menos en serio. Otra cosa son la multitud de carreras surgidas y que muchas han dejado de hacerse, porque es imposible abarcar tanto

¿Quién es tu héroe o heroína de la distancia maratón?
Ninguno en particular, pero me gusta seguir lo que hacen los atletas españoles, tanto en las carreras como a través de sus redes sociales. Javi Guerra (ahora lesionado), Jesús España, aunque esté retirado como Castillejo. En chicas Azucena Díaz, Paula Martínez Berodia que también sigue recuperándose. Y luego Fiz, Antón, Chema Martínez, Fabián Roncero…
En general me gusta seguir el atletismo.

Has participado en las tres ediciones del Campofrío Maratón Burgos disputando los 21 kilómetros de la media, ¿qué destacarías del recorrido?
Discurre por un circuito llano que es muy bueno para hacer marca. También está muy bien organizado y lo mejor de todo: es en casa.

Qué aspectos hay que mejorar para que el Maratón Burgos se convierta en una prueba de referencia del calendario?
Sin duda, que hubiera más inscritos. Eso marca la diferencia en cualquier carrera.