Es la hora de probrar alimentos y suplementos

Probar alimentos y suplementos

¿Alguna vez has comprado una prenda sin probártela, y al llegar a casa has visto que no podía quedarte peor? Por querer ahorrar unos minutos, vas a tener que volver a la tienda, buscar la talla que te quede mejor, esperar la cola para hacer el cambio y volver a tu casa. Hubiese sido mucho mejor hacerlo bien desde el principio.

Con la alimentación durante las carreras ocurre exactamente lo mismo. ¿Probarías a tomar un gel por primera vez el día de esa carrera que tanto tiempo llevas preparando? Probablemente sería tan desastre como comprarte esa camiseta sin probar.

Haz todas las pruebas que necesites durante tus salidas, pero nunca improvises el día de la carrera si quieres evitar la posibilidad de sufrir alguna molestia gastrointestinal.

Los entrenamientos: el momento perfecto para la cata de suplementos y alimentos

Por esto, si ya tienes algún gel o alimento con el que te sientas cómod@ mientras entrenas, ¡adelante! Sigue usándolo porque ya sabes que te sienta bien, y utilízalo el día de la carrera de la misma manera que lo haces habitualmente.

Pero si por el contrario estás empezando a preparar tu maratón, es un buen momento para hacer ensayos con diferentes alimentos hasta que des con el que más te guste y mejor te siente. Lo más habitual suele ser utilizar bebidas isotónicas, geles (con o sin cafeína, dependiendo del momento en que se use cada uno de ellos) o gominolas, pero también puedes probar a llevar algún plátano o frutas desecadas. Estas últimas son muy cómodas, ya que te aportan todos los hidratos de carbono de la fruta en menos peso. Evita las ciruelas por posible efecto laxante, pero los dátiles, orejones o higos desecados pueden ser muy buena opción para conseguir energía rápida.

Como decíamos: el momento idóneo para probar son los entrenamientos, pero no todos ellos nos sirven por igual. Si vas a salir menos de una hora y cuarto probablemente tengas reservas de glucógeno en tu cuerpo para poder afrontar la salida sin necesidad de aporte extra de energía más allá de los cómodos enjuagues bucales de bebida isotónica. Por lo tanto, no es el mejor momento para probar con algún gel y otra fuente de carbohidratos, ya que las sensaciones que percibas no van a ser las mismas que si el entreno es más exigente y se asemeja más a la prueba que estamos preparando.

También debes tener en cuenta que un mismo día de tirada larga no te servirá para probar demasiadas cosas. Tu organismo satura la absorción de los hidratos de carbono si las cantidades que le aportas son muy grandes y por esto no tiene utilidad tomar dos geles seguidos. Además, si uno de ellos nos produjera molestias puede ser que no supiéramos identificar cuál es.

En definitiva: prueba, equivócate y sigue probando hasta que encuentres tu fuente de energía ideal durante los entrenos.

2 Comments

Comments are closed.