Deporte y visión

Unos buenos hábitos de vida, una buena alimentación y,  no cabe duda, que el ejercicio físico contribuyen en beneficio de nuestra salud, también la visual. Debido a los hábitos sedentarios y al peso creciente de la visión cercana frente a todo tipo de pantallas, la práctica deportiva nos brinda la oportunidad de romper esta dinámica, que provoca o empeora procesos como sequedad o estrés visual y por ello, la VISIÓN DEPORTIVA se ocupa de conseguir el máximo rendimiento del sistema visual mediante terapias visuales que mejoran las capacidades del deportista.

Una de las enfermedades oftalmológicas más conocidas son las cataratas, una patología que se presenta en el cristalino del ojo.

El cristalino del ojo actúa como una lente que filtra parte de la radiación UV, concretamente absorbe parte de la radiación UVA.

Cuando el cristalino se vuelve opaco se conoce como Cataratas entonces aparece la  visión borrosa, la sensibilidad a la luz, visión nocturna pobre, etc.

Aunque el tratamiento para las cataratas, es la cirugía, estudios demuestran los beneficios secretos del running, para ayudar en la prevención de cataratas.

Según publica el estudio “Walking and Running are Associated with Similar Reductions in Cataract Risk” de Wiilliams PT, se compararon los efectos de correr y caminar en la reducción del riesgo de contraer cataratas. Para ello se utilizó la información de 32.610 corredores y 14.917 personas que solían realizar caminatas durante más de 6 años.

Al respecto, los investigadores concluyeron que “el ejercicio moderado (caminar) y vigoroso (correr) se asocia con un menor riesgo de cataratas y efectos similares. El riesgo de cataratas parece disminuir linealmente con el aumento de gasto de energía a través de ejercicio”. 

Otro estudio, realizado por el mismo autor y exclusivamente sobre corredores “Prospective Epidemiological Cohort Study of Reduced Risk for Incident Cataract with Vigorous Physical Activity and Cardiorespiratory Fitness during a 7-Year Follow-up de  tuvo como objeto, comprobar si una mayor actividad física vigorosa  y una mayor capacidad cardiorrespiratoria reducen la incidencia de cataratas.

Los investigadores concluyeron que “estos datos sugieren que el riesgo de cataratas de los hombres disminuyó en asociación con un menor índice de masa corporal, una mayor actividad física, y una mayor aptitud cardiorrespiratoria, siendo este último estadísticamente independiente tanto de índice de masa corporal y la actividad física. Las limitaciones del estudio incluyen la ausencia de la confirmación del diagnóstico clínico y la falta de especificidad del tipo de catarata.” 

Sin dudas, otra excelente razón para que cada vez más gente practique el running.

Por ello, la protección ocular es un elemento clave para nuestra salud visual: la protección frente a impactos, evitar sustancias químicas o los temidos Rayos UV terminan por dañar de forma irreversible las CAPACIDADES VISUALES que requiere nuestra práctica deportiva

Para prevenir los accidentes, el mercado, existen gafas deportivas con LENTES FOTOCROMÁTICAS, es decir, se oscurecen en función de la radiación UV a la que estén expuestas. Pueden ser 100% trasparentes y tornarse oscuras cuando aumente la radiación UV. Su alta tecnología les permite realizar la función de gafas de protección contra el impacto de cuerpos extraños en los ojos y de gafas solares al mismo tiempo.