Composición corporal, porcentaje de grasa de un maratoniano

Composición corporal, porcentaje de grasa en los maratonianos

¿Ya sabes cómo está compuesto tu cuerpo?

Podemos admitir varias respuestas correctas dependiendo de a qué nivel atendemos: a nivel atómico somos carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno… o visto de otra manera somos proteínas, grasa, agua y minerales.

La clasificación que nos sirve en deporte es la que valora nuestro cuerpo en masa muscular, masa grasa y masa ósea y pese a que la única forma de saberlo con absoluta certeza sería diseccionar el cadáver de la persona que queramos estudiar, podemos conocerlo de manera aproximada mediante las dos técnicas más extendidas: la bioimpedanciometría y la antropometría.

Cada deporte acaba dando como resultado de su práctica un somatotipo o tipo de cuerpo concreto ¿Imaginas un maratoniano con el cuerpo de un culturista? Demasiado desarrollo muscular en el lugar incorrecto puede ser tanto lastre en determinados deportes como el exceso de grasa, y ambos pueden suponer una limitación del rendimiento.

Porcentaje de grasa coporal de los maratonianos

A la hora de conocer la composición corporal de un deportista mediante antropometría, se valoran datos de pliegues cutáneos, circunferencias corporales, diámetros óseos y longitudes. De esta manera se puede comparar con el cuerpo característico de cada deporte. Según algunos estudios, el porcentaje de grasa corporal más habitual entre maratonianos masculinos se encuentra cercano al 7%, mientras que para mujeres algo más, sobre el 11%. Son porcentajes bajos con respecto a la población normal que permiten obtener mejores resultados.

Si necesitas perder masa grasa debes saber que hacer dietas muy restrictivas o agresivas puede comprometer tu rendimiento deportivo durante los entrenamientos. ¡Y no sólo eso! Puedes perder peso a expensas de perder masa muscular, y ese no es el objetivo final.

Hidratos de carbono, el combustible de los runners

Por esto, lo primero que debes tener claro es que tus necesidades energéticas no son las mismas para un día de entreno que para un día de descanso. Los hidratos de carbono son tu combustible principal para mantener una buena intensidad en el ejercicio, por tanto la carga de este macronutriente en tu dieta debe ser mayor los días que entrenes que los que descanses.

Hidratos de carbono, el combustible de los runners
Hidratos de carbono, el combustible de los runners

Aunque se debe individualizar la dieta para cada persona, te puede servir de guía saber que para hacer buenos entrenamientos conviene que tomes cereales (pan, pasta, arroz, quinoa, avena, cuscús), tubérculos (patata, boniato, yuca) o frutas, entre otros alimentos. En cambio, si necesitas perder grasa, los días de descanso necesitarás carbohidratos en menor cantidad.

Aún quedan siete meses para la I Maratón de Burgos por lo que tienes tiempo para hacer cambios  en tu composición corporal si lo necesitas. ¡No lo dejes para el último mes!