Audición y deporte

Numerosos estudios científicos demuestran que la práctica de ejercicio físico unido a una buena alimentación mejora la capacidad respiratoria y circulatoria, actúa como terapia anti estrés y, además, ayuda a prevenir la pérdida de capacidad de oír. De hecho – y curiosamente – los problemas circulatorios se manifiestan primero en el oído.

Por otro lado, un exceso de grasas puede ocasionar problemas otológicos, los temidos ACÚFENOS, ruidos o zumbidos en el oído y una disminución en la capacidad de distinguir sonidos,

RUIDO Y PROTECCIÓN AUDITIVA 

 Es frecuente hacer deporte escuchando música con auriculares. Sin embargo en caso de un excesivo volumen superior a 85 decibelios durante largos períodos de tiempo, provocan una pérdida irreversible de audición. Evitarlo es fácil siguiendo una serie de RECOMENDACIONES:

  •  Limitar el volumen de la música a 60 decibelios (dB)
  • No sobrepasar los 60 minutos diarios de escucha.
  • Utilizar dispositivos que limitan de forma automática el volumen del sonido escuchado.

En todo caso, si comienza a escuchar ruidos internos en su oído como zumbidos o pitidos, solicite una revisión para evitar daños mayores. No olvide que en los últimos años se ha incrementado las visitas de adolescentes con pérdida auditiva causadas por el ruido y la escucha de música alta durante periodos largos de tiempo.

OÍDO DE NADADOR

La otitis externa comúnmente conocida como “OÍDO DE NADADOR” es una infección del canal auditivo externo. Puede ser muy dolorosa y puede afectar tanto a niños como a adultos. Las CAUSAS más frecuentes son:

  • Humedad atrapada en el canal auditivo
  • Una lesión en el canal auditivo

La mejor manera de evitar una infección de este tipo es mantener el conducto auditivo seco y ello se puede conseguir de una forma fácil siguiendo las siguientes RECOMENDACIONES:

  • Utilizar gorro de baño preferiblemente de silicona o látex para evitar, todavía más, que llegue a entrar agua.
  • Inclinar la cabeza hacia una lado y hacia el otro al salir para drenar el agua que pueda quedar dentro.
  • Secar bien los oídos con una toalla después de nadar o bañarse.
  • Utilizar tapones a medida para evitar que entre agua en el conducto auditivo. Los tapones a medidase realizan de silicona a partir de un molde de su propio oído y ofrecen la mejor protección contra el agua al adaptarse totalmente a la forma del canal auditivo. No todos los tapones del mercado tiene calidad suficiente ni están indicados para el uso en el agua.

En todo caso, si comienza a sentir dolor de oído, debe solicitar atención médica lo antes posible.

Estamos a su disposición para ayudarle. No dude en consultarnos si lo necesita.